Sí, es para preocuparse

El argumentario del ministro Wert siempre ha sido débil a la hora de defender las medidas tomadas para devolver la calidad perdida a la asignatura de Religión. Entre la infinidad de argumentos que se podría esgrimir que hablarían de justicia, libertad, equidad,... se inclina por el más débil, el más inapropiado: "Es una cuestión ideológica". Ni que fuera hermano de la Consejera de Educación del Principado de Asturias. Y en ese terrreno situó el debate sobre la asignatura de Religión, en el ideológico, en el del tópico, en el del prejuicio.
Ahora acaba de quitarse la careta y participando de la misma fragilidad de argumento ha proclamado que la asignatura de Religión no será de oferta obligada en bachillerato porque en primaria y la ESO ya adquierieron los conocimientos necesarios en este campo. Con la necesidad de reducir gastos que hay, yo le propongo que elimine todo el Bachillerato pues su argumento puede hacerse extensible al resto de asignaturas.
Para escuchar su excelsos argumentos en La asignatura de Religión no será de oferta obligatoria para los centros y opcional para los alumnos por lo que las Comunidades autónomas o los centros educativos decidirán si la ofertan o no. En la Escuela Pública supone su "sentencia de muerte"

Escucha el estracto de la entrevista que concedió al programa "La Mañana" de COPE en la que descubre su maquiavélico

La asignatura de Religión no será de oferta obligatoria para los centros y opcional para los alumnos  por lo que las Comunidades autónomas o los centros educativos decidirán si la ofertan o no. En la Escuela Pública supone su "sentencia de muerte"